Archivo de la categoría: EVENTOS HISTÓRICOS ESTUDIANTILES

Estándar
Un edific

Antiguo edificio con más de 100 años de antigüedad, derruído en Matehuala por la falta de protección al patrimonio cultural de la ciudad.

MATEHUALA, la
ciudad destruida por ‘fuereños’.

De Eduardo Manuel
DelaCruz Maldonado
(Álbumes)

Una serie de fenómenos económicos, sociales y culturales irresolubles por lo que se ve, están destruyendo mi ciudad, sin que al parecer le importe una tiznada a nadie. ¿Será que no se puede? ¿O a lo mejor no se quiere? No hay una sola institución, asociación civil, club de servicio ni nada que se le parezca que opine, intervenga o proponga, pero sobre todo ofrezca su participación y su colaboración física y/ó económica para EVITAR LA DESTRUCCIÓN DE MATEHUALA. Hace años, esta presencia de las instituciones particulares, era frecuente, influyente y respetada. Tenemos que evitar su deterioro y dedicarnos constantemente a RECONSTRUIR, RESTABLECER, REHABILITAR, REUBICAR O REALIZAR OBRAS CIVILES PÚBLICAS para nuestra propia comunidad. Este abandono comenzó cuando en Matehuala se entronizó toda una gavilla de depredadores, que una vez en el poder, hicieron lo propio para obtener todo lo que requerían para ‘arrimarle’ dinero a sus negocios., después de lo cual, se fueron de Matehuala con su botín, dejando a sus ‘herederos’… ¡encuerados! De los jóvenes matehualenses que logran hacer carrera en instituciones de educación superior en otras regiones del estado o del país, pocos o nadie regresan a Matehuala para desarrollar sus capacidades en la misma ciudad que los formó. ¡De tontos lo harían!, pues -excepto por algunos casos {bien escasos}- no hay empresa donde las apliquen. Muchos de estos jóvenes logran su meta en lejanos lares, afortunadamente para su familia, mas no para Matehuala, pues, viendo la situación cada vez peor de nuestra tierra, desde que se van, muchos chavos ya van con una idea: MATEHUALA NO ES SU CIUDAD, sino, “la ciudad -o ‘pueblo’ o que diga ‘el rancho’- de sus padres… ¡y no regresan!

Y bien, entonces ¿qué pasa con la juventud restante que no tiene la fortuna ‘de irse’…? Pues se quedan -¡nos quedamos, dijo el otro!- a padecer, de parte de quienes han detentado u ostentado los poderes en este municipio-CON CONTADAS EXCEPCIONES-, su falta de vocación, de interés, de capacidad, pero sobre todo de UN INTERÉS AUTÉNTICO, LEGÍTIMO Y HONESTO POR MATEHUALA!… Pero aquellos que algún día nos fuimos y luego hemos retornado, que hemos mantenido, conservado y amado nuestras raíces matehualenses, somos ahora los testigos de primera fila del abandono, de la ignorancia y del capricho de muchos de esos conocidos personajes…

Casi todos estos rapaces ediles y ex-funcionarios ya tienen o están por obtener tener un pie -o ambos- puestos en otra ciudad, principalmente en alguna capital, empezando por la de nuestro estado. Todos los demás, ¡a joderse! Nos quedamos bien acompañados con gente joven trabajadora, pero que no encuentra trabajo; nos quedamos también protegiendo a los auténticos NI-Ni’s, que son gente joven que no estudia, pero que no saben NI QUIEREN trabajar, niños apapachados, ‘junior’s, gente mantenida por parientes suyos de ‘este lado de México o ‘del otro lado’. Nos quedamos con gente menos joven, gente adulta y de más edad, que ya se acostumbró a vivir a su modo y tercos allí se mantienen, así que el progreso y lo nuevo que hay en la vida, en la sociedad y en el comercio los ha rebasado a ellos y…a sus familias, a sus comercios y negocios. Entre ellos habrá muchos que en su momento aportaron poco o nada para mantener a aquella Matehuala, aquella ciudad que tenían en su mano y a sus pies, en aquella ciudad cuya talla -su gran talla- era la misma que tenían sus pobladores de entonces: grande, suficiente, con planes de prosperidad y progreso para su futuro. Ahora, en esta época de ‘vacas flacas’ nada pueden estas gentes hacer ya. Pero aquellos que algún día nos fuimos y luego hemos retornado, que hemos mantenido, conservado y amado nuestras raíces matehualenses, ahora somos los testigos de primera fila del abandono, de la ignorancia y del capricho de muchos de los personajes que han ocupado la silla de la presidencia  municipal y que ahora brillan por su ausencia, tanto ausencia de su persona como además por la ausencia – realizadas dentro de su mandato- de obras de conservación, de mantenimiento de la imagen de Matehuala, ¡ni siquiera para el turismo que pretendían atraer! Miro sorprendido hacia aquellos sitios, antes empedrados firmemente, ahora pavimentado de ‘baches’; parques arbolados y regados TODOS LOS DÍAS desde el manantial de “El Ojo de Agua”, ahora lleno de tocones que denuncian al mundo que un presidente -muy práctico- prefirió hacer de los jardines en las plazas de la ciudad, extensas planchas, que mantener el pulmón ecológico que representan las arboledas en calles y jardines. Devastación del paisaje por todos lados.

Bueno, es momento de deja de estar la_mentándome y mentándose_las a esas alimañas.

Estos coterráneos, fueron matehualenses por un rato, por nacimiento, por adopción y algunos, porque… ¡ni modo! Fueron y son matehualenses, sin merecerlo.  Fueron y son ‘fuereños’ sin serlo, pues aunque todavía viven –parcialmente- en Matehuala, tienen su mente, su riqueza y su futuro puestos ya en otro sitio. Pues a tales matehualenses ‘fuereños’ me refiero, pero también a los fuereños de verdad, señores del gran capital. ‘Golondrinos’: ¡¿Qué le están haciendo a mi ciudad, malditos Coppel, Soriana, Aurrerá?! ¿Si te luces con ostentosas oficinas, por qué destruyes de mi tierra su bella arquitectura? ¿Por qué cambias por fierro soldado la sólida presencia del cuartón, adobe y de madera preciosa sus techumbres? ¿Dónde están los Martínez, los Mendoza, los Torres y Medellín? ¿Dónde los Nava, los Cuellar, los Cossío? ¿…Y Los Vivanco, los Báez, los Pruneda? ¿Dónde están los Ibarra, los Guerrero y los García? Me Parece que en lugar de rescatar mi ciudad, la entregaron a los fuereños, ¡a los fuereños de fuera! A esas gentes de identidad desconocida que –evidentemente- Matehuala les interesa para su colecta de dólares, pero que no tienen, ni les interesa saber de los antecedentes históricos de Matehuala, de la presencia de mi ciudad en la historia nacional y del mundo, ¡Gobierno Virtual embriagado en Carta Blanca: qué poca m… tienes! ¡Nada promueves en tu política cultural! ¡Te atienes a las migajas que se les caigan a los empresarios oportunistas con quien tramas! ¡Te atienes y te abrogas los esfuerzos que se gestan desde el ámbito federal! Bueno, esto creo que a ellos les suena como un halago o como un reconocimiento a sus verdaderos planes. Así que mejor les insulto con: ¡Qué poca inteligencia, cultura, conciencia y visión tienen…! AMEN.

Anuncios