Archivo de la categoría: Entretenimiento

EL ÚNICO NOTICIERO CÓMICO DE LA TELEVISIÓN

Estándar
No hay en el mundo un noticiero tan cómico como el que nos ofrece TELECABLE en Matehuala. ¡YA QUISIERA TENERLO ALGUNA TELEVISORA MEXICANA O EXTRANJERA!
 
Comicidad natural, espontánea, producto de una evidente capacidad para payasear, a falta de las mínimas y suficientes capacidades para leer, informar y conocer del tema que se les ocurre tratar.
 
Y los payasos que allí figuran y desfilan en medio de un caos bíblico, nos muestran sus gracejadas periódicas, no tienen la nariz roja de Cepillín o de Brozo, pero si presumen de su BOCA NEGRA. ¡Aquí les estaremos dando parte de sus más recientes payasadas!
 
¡¡ 3 PAYASOS 3 !! 
¡¡DE BOCAS MUY OBSCURAS!!

HUEVOS: ¡CUIDADO CON…!

Estándar

Huevos: ¡Cuidado con…!

 

Se casaron dos huevitos, el Sr. Huevito y la aún Srita. (¡Aún! …cosa más rara!) Huevita.

 

En la noche de bodas, ya en la suite nupcial del hotel para huevitos, el novio fue al baño. Obviamente se aseo, bañó, acicaló, perfumó, etc…Y en menos de cinco minutos salió del vestidor envuelto en una toalla, ¡como de rayo! se fue a la camita.

 

En cuanto la novia huevita vio salir a su huevito del baño, ésta hizo lo propio: entró allí, se aseó, bañó y perfumó

 

todo su ovoide cuerpecito.

 

Al poco tiempo -menos de una hora, jejeje – salió cubierta sólo por un vaporoso negligé, que permitía adivinar la plenitud de su blancura alabastrina y la acabada perfección de sus redondeadas formas.

 

El huevito empezó a excitarse de inmediato de verla así, tan hermosa e incitante. Pero… casi al instante, -¡horrorizado!- se llevó sus manos a la cabeza y cubriéndose con ellas, empezó a temblar y gemir.

 

Asombrada, la huevita le pregunta, sorprendida: “¡¿Qué te pasa?! ¿Por qué haces eso?”.

 

El huevito le contesta, angustiado:

 

“¡Es por temor a morir, Huevita! -¡Nomás asómate pa’ abajo!-

 

Mi vida, tú no lo sabes, pero no se me olvida la última vez cuando, nomás de verte, me pusiste…

 

así de duro

y en unos segundos…

 

 

¡Alguien me golpeó en la cabeza con una cuchara…!”