Estándar
Un edific

Antiguo edificio con más de 100 años de antigüedad, derruído en Matehuala por la falta de protección al patrimonio cultural de la ciudad.

MATEHUALA, la
ciudad destruida por ‘fuereños’.

De Eduardo Manuel
DelaCruz Maldonado
(Álbumes)

Una serie de fenómenos económicos, sociales y culturales irresolubles por lo que se ve, están destruyendo mi ciudad, sin que al parecer le importe una tiznada a nadie. ¿Será que no se puede? ¿O a lo mejor no se quiere? No hay una sola institución, asociación civil, club de servicio ni nada que se le parezca que opine, intervenga o proponga, pero sobre todo ofrezca su participación y su colaboración física y/ó económica para EVITAR LA DESTRUCCIÓN DE MATEHUALA. Hace años, esta presencia de las instituciones particulares, era frecuente, influyente y respetada. Tenemos que evitar su deterioro y dedicarnos constantemente a RECONSTRUIR, RESTABLECER, REHABILITAR, REUBICAR O REALIZAR OBRAS CIVILES PÚBLICAS para nuestra propia comunidad. Este abandono comenzó cuando en Matehuala se entronizó toda una gavilla de depredadores, que una vez en el poder, hicieron lo propio para obtener todo lo que requerían para ‘arrimarle’ dinero a sus negocios., después de lo cual, se fueron de Matehuala con su botín, dejando a sus ‘herederos’… ¡encuerados! De los jóvenes matehualenses que logran hacer carrera en instituciones de educación superior en otras regiones del estado o del país, pocos o nadie regresan a Matehuala para desarrollar sus capacidades en la misma ciudad que los formó. ¡De tontos lo harían!, pues -excepto por algunos casos {bien escasos}- no hay empresa donde las apliquen. Muchos de estos jóvenes logran su meta en lejanos lares, afortunadamente para su familia, mas no para Matehuala, pues, viendo la situación cada vez peor de nuestra tierra, desde que se van, muchos chavos ya van con una idea: MATEHUALA NO ES SU CIUDAD, sino, “la ciudad -o ‘pueblo’ o que diga ‘el rancho’- de sus padres… ¡y no regresan!

Y bien, entonces ¿qué pasa con la juventud restante que no tiene la fortuna ‘de irse’…? Pues se quedan -¡nos quedamos, dijo el otro!- a padecer, de parte de quienes han detentado u ostentado los poderes en este municipio-CON CONTADAS EXCEPCIONES-, su falta de vocación, de interés, de capacidad, pero sobre todo de UN INTERÉS AUTÉNTICO, LEGÍTIMO Y HONESTO POR MATEHUALA!… Pero aquellos que algún día nos fuimos y luego hemos retornado, que hemos mantenido, conservado y amado nuestras raíces matehualenses, somos ahora los testigos de primera fila del abandono, de la ignorancia y del capricho de muchos de esos conocidos personajes…

Casi todos estos rapaces ediles y ex-funcionarios ya tienen o están por obtener tener un pie -o ambos- puestos en otra ciudad, principalmente en alguna capital, empezando por la de nuestro estado. Todos los demás, ¡a joderse! Nos quedamos bien acompañados con gente joven trabajadora, pero que no encuentra trabajo; nos quedamos también protegiendo a los auténticos NI-Ni’s, que son gente joven que no estudia, pero que no saben NI QUIEREN trabajar, niños apapachados, ‘junior’s, gente mantenida por parientes suyos de ‘este lado de México o ‘del otro lado’. Nos quedamos con gente menos joven, gente adulta y de más edad, que ya se acostumbró a vivir a su modo y tercos allí se mantienen, así que el progreso y lo nuevo que hay en la vida, en la sociedad y en el comercio los ha rebasado a ellos y…a sus familias, a sus comercios y negocios. Entre ellos habrá muchos que en su momento aportaron poco o nada para mantener a aquella Matehuala, aquella ciudad que tenían en su mano y a sus pies, en aquella ciudad cuya talla -su gran talla- era la misma que tenían sus pobladores de entonces: grande, suficiente, con planes de prosperidad y progreso para su futuro. Ahora, en esta época de ‘vacas flacas’ nada pueden estas gentes hacer ya. Pero aquellos que algún día nos fuimos y luego hemos retornado, que hemos mantenido, conservado y amado nuestras raíces matehualenses, ahora somos los testigos de primera fila del abandono, de la ignorancia y del capricho de muchos de los personajes que han ocupado la silla de la presidencia  municipal y que ahora brillan por su ausencia, tanto ausencia de su persona como además por la ausencia – realizadas dentro de su mandato- de obras de conservación, de mantenimiento de la imagen de Matehuala, ¡ni siquiera para el turismo que pretendían atraer! Miro sorprendido hacia aquellos sitios, antes empedrados firmemente, ahora pavimentado de ‘baches’; parques arbolados y regados TODOS LOS DÍAS desde el manantial de “El Ojo de Agua”, ahora lleno de tocones que denuncian al mundo que un presidente -muy práctico- prefirió hacer de los jardines en las plazas de la ciudad, extensas planchas, que mantener el pulmón ecológico que representan las arboledas en calles y jardines. Devastación del paisaje por todos lados.

Bueno, es momento de deja de estar la_mentándome y mentándose_las a esas alimañas.

Estos coterráneos, fueron matehualenses por un rato, por nacimiento, por adopción y algunos, porque… ¡ni modo! Fueron y son matehualenses, sin merecerlo.  Fueron y son ‘fuereños’ sin serlo, pues aunque todavía viven –parcialmente- en Matehuala, tienen su mente, su riqueza y su futuro puestos ya en otro sitio. Pues a tales matehualenses ‘fuereños’ me refiero, pero también a los fuereños de verdad, señores del gran capital. ‘Golondrinos’: ¡¿Qué le están haciendo a mi ciudad, malditos Coppel, Soriana, Aurrerá?! ¿Si te luces con ostentosas oficinas, por qué destruyes de mi tierra su bella arquitectura? ¿Por qué cambias por fierro soldado la sólida presencia del cuartón, adobe y de madera preciosa sus techumbres? ¿Dónde están los Martínez, los Mendoza, los Torres y Medellín? ¿Dónde los Nava, los Cuellar, los Cossío? ¿…Y Los Vivanco, los Báez, los Pruneda? ¿Dónde están los Ibarra, los Guerrero y los García? Me Parece que en lugar de rescatar mi ciudad, la entregaron a los fuereños, ¡a los fuereños de fuera! A esas gentes de identidad desconocida que –evidentemente- Matehuala les interesa para su colecta de dólares, pero que no tienen, ni les interesa saber de los antecedentes históricos de Matehuala, de la presencia de mi ciudad en la historia nacional y del mundo, ¡Gobierno Virtual embriagado en Carta Blanca: qué poca m… tienes! ¡Nada promueves en tu política cultural! ¡Te atienes a las migajas que se les caigan a los empresarios oportunistas con quien tramas! ¡Te atienes y te abrogas los esfuerzos que se gestan desde el ámbito federal! Bueno, esto creo que a ellos les suena como un halago o como un reconocimiento a sus verdaderos planes. Así que mejor les insulto con: ¡Qué poca inteligencia, cultura, conciencia y visión tienen…! AMEN.

Anuncios

»

  1. Muy emotivo y triste lo que escribes amigo. Pero me alegra haberlo encontrado y tener la oportunidad de saludarte. Si como entendí, ya estás en Matehuala, tal vez podamos vernos un rato a fines de julio, que por allá voy a andar. Si lees esto escríbeme a harktos@yahoo.com para reestablecer el contacto. Un abrazo.

    Arturo Ortega Morán

  2. Yo soy Matehualense de Corazon, tengo muchos anos viviendo en los Estados Unidos no dejo de sentirme que soy india nopalera y con mucho orgullo, me gustaria saber como puedo ayudar para ayudar en lo que pueda para el desarollo de mi bello pueblo.

    • Hola María de los Ángeles Valadez.

      De mi anterior respuesta a tu interés por Matehuala, paisana de corazón, no te hice una pregunta que quizá pudiera ser también de tu interés: ¿NO SERÁS TAL VEZ DESCENDIENTE DE JUANA GALLEGOS Y SU ESPOSO, VALADEZ? Son los personajes reales de una historia muy interesante que podrás leer en esta misma página “MATEHUALA, MI CIUDAD DE LAS CAMELIAS” Léela y luego me comentas, ¿quieres?

  3. Yo soy Matehualense de Corazon, tengo muchos anos viviendo en los Estados Unidos no dejo de sentirme que soy india nopalera y con mucho orgullo, me gustaria saber como puedo ayudar para el desarollo de mi bello pueblo.

    • Hola María de los Ángeles: Tienes un apellido muy ‘matehualense’ pues recuerdo a personas que tenían ese apellido, aunque nunca los traté personalmente. Por allí en uno de mis relatos, existe un personaje con ese apellido, si mal no recuerdo. Ya hablaríamos de ello en otra ocasión. Por lo pronto, con mi nombre, eduardo manuel delacruz maldonado, podrás localizarme en Facebook. El apellido delacruz va así, ‘pegado’. Allí publico imágenes y otros relatos. Espero te interesen y agraden. Te mando entre tanto un abrazo y un cordial saludo.

  4. Mi nombre es Nancy Martínez y deseo que publiqué algo sobre la maestra María L Castillo ya que ella fue maestra de mi papá en el Colegio Benito Juárez, nosotros vivimos en Monterrey y mi papá nació en un rancho que se llama Tanque Nuevo que pertenece a Cedral. Mi correo es nancymtzg@hotmail.com Saludos..

    • Saludos, paisana y amiga. Trataré de escribir algo sobre la maestra. Fue mi maestra en la Secundaria María L. Castillo. Tras su muerte, el Colegio Benito Juárez empezó a decaer. Actualmente ya no existe. Si quieres ver imágenes de Matehuala tomadas por mí, dímelo para enviarte otras direcciones. Por lo pronto, con mi nombre, eduardo manuel delacruz maldonado, podrás localizarme en Facebook. Te mando un abrazo cordial, compártelo con tu padre y me gustaría saber si conocieron a mi papá, Manuel De La Cruz, fotógrafo que tenía un negocio conocido en Matehuala como “La Kodak”. Hasta luego.

  5. Sr. Delacruz.

    Buscando información sobre Real de Catorce, me tope con está, su pagina. Yo soy matehualense, orgullosamente, tengo 28 años y soy arquitecta, actualmente radico y trabajo en la capital de nuestro estado, estube un año en Matehuala buscando alguna oportunidad, pero al no encontrarla, tube que regresar a San Luis, ya que soy egresada de la Facultad del Habitat de la U.A.S.L.P.

    Sin embargo adoro mis raices, mi origen, la ciudad donde naci, en donde esta mi familia, mi casa, a donde voy cada que puedo y de donde no quiciera ya nunca salir, más sin embargo hay que hacerlo porque de otra manera pocas o casi nulas son las oportunidades de desarrollarse ahí.

    Me causa gran admiración la fotografia que usted pone al inicio de está columna, es una pena que un ejemplo civil del Art-Deco, haya sido demolido, aunque sucio por la contaminación visual, que lindo testigo era de un lenguaje artistico del que pocos vestigios hay en México. En una ocación me dedique casualmente a buscar restos del Art-Deco en Matehuala, y me encontre con la casa que ocupa Coppel Canada, en la calle Hidalgo esquina con Constitución, me cuenta mi madre ahí existio una tienda muy popular llamada “La Napolitana”, hasta hace poco aún estaba el anuncio de esa tienda, tambien en la calle de Juarez dentras de la Catedral, existe una casa con los escalonamientos y la masividad de dicho lenguaje artistico, ni que decir del edificio de la panaderia “La Jarochita”, y al rededor de 4 casas particulares más, en el centro de la ciudad.

    Es triste ver como una ciudad colonial, que fue salpicada de estílos modernos como el Deco, hoy no conserva ni la mitad de lo que fue, Matehuala podria ser un destino turistico cultural, a nivel nacional, e incluso internacional por su gran riqueza historica, pero por desgracia no tuvimos presisamente la cultura para mantenerla. Hoy estamos a tiempo de salvar los pocos tesoros que nos quedan. En lo personal yo sí tengo un gran interes porque estó (la conservacion de nuestro patrimonio) suceda, y no solo eso, si no que me interesa en general el espacio público, el equipamiento urbano y los servicios en nuestra ciudad. Tengo algunos proyectos en mente, derivados de necesidades con las que contamos los matehualenses, ojala algún día muy cercano, no tengamos que caminar más por banquetas en ruinas, casas hermosas derrumbandonse, tiraderos de básura por todos lados, y un gran potencial desperdiciado. Pero como bien dice usted, para lograrlo, a todos nos toca poner nuestro grano de arena.

  6. Sr. Delacruz,

    Buscando fotos de Matehuala para mostrarlas en el centro de investigación en el cual estoy trabajando, y mostrar mi ciudad natal, porque así siempre lo he dicho, me encontré con esta crónica, y claro que en parte tiene mucha razón, aunque tengo que aclarar que es un “virus” que ataca a todo nuestro país, esa falta de motivación y apatía, aunado a la seducción de una vida fácil y sin compromisos, sin duda esta epidemia está destruyendo, lo que tenemos, y pocos son los que tienen esta sed de superación.

    Afortunadamente existen jóvenes en Matehuala que ya están despertando y que luchan día a día por una ciudad mejor.

    Yo, al igual que usted salí de Matehuala, por superación profesional y personal, pero siempre poniendo en alto el lugar donde nací, nacional e internacionalmente; directa e indirectamente como lo quiera ver, se busca el objetivo de tener un país mejor.

    Tengo 28 años, y ahora estoy terminando mi doctorado en ciencias, en Luxemburgo, y sin la educación de mis padres, mi educación escolar que por cierto la mitad de esta fue en Matehuala (Instituto Matel y Francisco Zarco) entre otros valores y habilidades no lo hubiera logrado.

    Y puedo asegurarle que muchos de los matehualenses que conozco, estamos encargándonos de hacer bien las cosas, que tal vez estos cambios necesitan cierto tiempo de “coccion” para lograr que sean tangibles para nosotros pero el futuro no se encuentra tan lejano.

    Lucía G. Pruneda- Alvarez
    pruneda@lippmann.lu

    • Hola Lucía:

      Disculpa el considerable retraso con el que contesto tu mensaje. Esto se debe a diversos motivos, el más obvio (creo que así te lo parecerá) es la ‘migración’ que hice de casi todos mis publicaciones a “Facebook”, que no tiene la elegancia ni la versatilidad que nos ofrece WORDPRESS, pero me ha permitido comunicarme con mucho más personas que éste último. Sin embargo, dado que personas como tú y diversos familiares siguen utilizando este portal tan bello, voy a regresar aquí con la frecuencia original con la que visitaba y escribía en WORDPRESS. Pero si acaso tienes ‘Face’, pues también allí me podrás encontrar. He estado publicando fotografías de toda índole, incluso de eventos sociales escolares, sobre todo antiguos. No se de que rama del clan Pruneda matehualense provengas, pero ya he publicado imágenes donde aparece de niña Lupitina y Marilú Pruneda… ¿serán acaso familiares tuyos…? Quedamos al pendiente, amiga. Mi nombre en Facebook para que puedas enviar un mensaje o incribirte como mi “AMIGA” es eduardo manuel delacruz maldonado (el ‘delacruz’ va así, todo junto). Hasta la próxima ocasión, amiga Lucía G. Pruneda-Álvarez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s