IN MEMORIAM

Estándar

El jueves 13 de marzo de 2008 dejó de existir nuestro querido Mabita, re publico esta breve entrevista hecha por Livia Díaz, publicada el 25 de septiembre de 2008, como un homenaje al primer locutor de Poza Rica, amigo fraterno y cariñoso de cuantos tuvimos el honor de conocerlo.


25 de septiembre de 2005

Por: Livia Díaz.


Es difícil imaginar al superintendente de la capital petrolera de México, de otra forma que su papel histórico y laboral, cuyos alcances en la historia nacional le dieron sitio, indispensablemente como el responsable de que todo el engranaje funcionara a la perfección.


Imaginar a Jaime José Merino, es recordar las palabras del presidente Adolfo López Mateos “en México no queremos ni merinos ni ladrones”; o el empobrecimiento repentino de docenas de familias, cuando se fue del país para evadirse de una orden de aprehensión puesta en su contra.


Hablar de Merino sin embargo es un tema sentado, dado por entendido para todos. Cuando al paso del tiempo se ha ido olvidando el hombre y sus actividades; y la época de represión obrera, social y estudiantil.


Esta curiosidad, nos llevó a entrevistar a “Mabita”, don Lorenzo Ramírez Herrera quien escribe actualmente un libro sobre “Los Goyos”.


Hablar con él es una experiencia como la que existe en cada uno de nuestros vecinos mayores.


Porque sobre ellos se recargó la creación, el destino, la formación y el desarrollo de lo que hoy conocemos como PEMEX.


Ni que decir de la ciudad de Poza Rica. Hablar con ellos es entender como se fue formando la industria petrolera, la ciudad, las obras, los campos, los pozos, la explotación y los proyectos.


Para Mabita, como comúnmente se conoce a don Lorenzo, en aquellos tiempos (los 50’s) las mujeres iban a comprar su ropa a grandes almacenes como el Palacio de Hierro y Liverpool en la ciudad de México “por eso –dice- es que aquí la mujer vistió y viste elegantemente”. Era una época en la que se presentaba al pueblo “lo mejor del espectáculo y el deporte mundial”.


“Pelé jugó contra el Santos en el equipo de los Académicos de los Petroleros”. Recordó el entrevistado al tiempo que se emocionaba y dijo: “El 17 de marzo de 1952, salió al aire la primera emisión de XEPR, yo fui el primer locutor de Poza Rica”.


El lema de nuestros programas era “Desde la capital petrolera de México”. Comenzamos, en el Hotel Fénix de la colonia Obrera, en la planta baja del hotel, y luego nos pasamos a la agencia FORD, al lado del café Petrolero.


Ahí se adaptó un teatro estudio con cabina, discoteca, era una compañía radiofónica que se realizó a través de acciones de 500 pesos”. Se hizo por iniciativa del doctor Enrique Chávez Vásquez y con el apoyo de Jaime José Merino.


-¿Qué le parece lo más relevante de esa época?


-“Es que todos hicimos Poza Rica. Porque había mucho impulso. No todo se hacía con el dinero. La gente acudía a la convocatoria y apoyaban las iniciativas. Para mí Merino tenía ese “don”. Merino era “alma, corazón y vida”. Porque los trabajadores tras su jornada se iban voluntariamente a trabajar en las obras”.


-El presidente lo acusó dijo “ni merinos ni ladrones”. ¿Qué opina de eso?


-“Si. Era un ataquen al “cacique”. Suponiendo que lo fuera, no se le puede acusar de dolo porque todo fue hecho en beneficio de Poza Rica, y con ayuda de los petroleros. Su salida se dio en un momento en que Fernando López Arias, quería la concesión de dos químicos para la perforación, ventonita y barita, y tras ponerse en contacto con Merino le dijo que no. Así que se fue con el senador Antonio J. Bermúdez, quien le dijo lo mismo. Y (en represalia) animó al presidente López Mateos. Mal informó al presidente diciéndole que era un Cacique. Lo curioso que esas palabras fueron dichas el 27 de septiembre, conmemorando el decreto de nacionalización de la industria petrolera (en el zócalo de la capital), pero también curiosamente, ese día es la fecha del cumpleaños de Merino, que nació ese día en Guadalajara, Jalisco”.


-¿Qué pasó cuando Merino se fue?


-“Se acabaron muchas cosas. La cancha Bermúdez… Mire, Poza Rica es una de las ciudades que se proyectaron a 40 años. Por eso sus trazos. Pero se terminó, desapareció la vía gratuita, la vía a Cobos que llevaba gratuitamente carga y pasaje a Tuxpan.


La fábrica de leche “La Huasteca”, que pasteurizaba y vendía en envases de vidrio refrescos a base de leche, los famosos “cuartitos”. Que era muy grande, y se exportaban a Estados Unidos, Centroamérica y Argentina”. También el mercado viejo. Luego que Merino se fue, se derrumbó y se quemó, y no fue reconstruido”.


-¿Cómo era el hombre?


-“Desconfiado. Se le podía ver a las dos o tres de la mañana trabajando, supervisando los pozos, sin guaruras. Porque no se fiaba de los reportes como los jefes de ahora que permanecen en las oficinas. El era muy risueño. No he visto una persona que se ría con tantas ganas. Y era católico, asistía a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús”.


Hay algo sobre lo que nadie se hizo responsable en Poza Rica: 1953, fue la fecha determinante para el retroceso del Municipio, que de haber tenido la mejor cancha de América Latina, la denominada cancha “Bermúdez” con duela de Brasil, tableros electrónicos, alberca olímpica y más lindezas, tras la decisión presidencial de desterrar al Ingeniero Merino, se ordenó la destrucción de esta magna obra para la edificación de la plancha de concreto más cara de la historia.

Etiquetas: Poza Rica

Publicado por Livia Díaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s