Archivos Mensuales: octubre 2007

EL ÚNICO NOTICIERO CÓMICO DE LA TELEVISIÓN

Estándar
No hay en el mundo un noticiero tan cómico como el que nos ofrece TELECABLE en Matehuala. ¡YA QUISIERA TENERLO ALGUNA TELEVISORA MEXICANA O EXTRANJERA!
 
Comicidad natural, espontánea, producto de una evidente capacidad para payasear, a falta de las mínimas y suficientes capacidades para leer, informar y conocer del tema que se les ocurre tratar.
 
Y los payasos que allí figuran y desfilan en medio de un caos bíblico, nos muestran sus gracejadas periódicas, no tienen la nariz roja de Cepillín o de Brozo, pero si presumen de su BOCA NEGRA. ¡Aquí les estaremos dando parte de sus más recientes payasadas!
 
¡¡ 3 PAYASOS 3 !! 
¡¡DE BOCAS MUY OBSCURAS!!
Anuncios

El 2 de octubre es todos los días

Estándar

 

Cita

El 2 de octubre es todos los días

Hace 39 años miles de jóvenes se reunieron como parte de una serie de protestas y movilizaciones. Los temas variaban, las excusas para asistir eran múltiples. Cada quien iba a protestar y a gritar lo que quería, lo que necesitaba, lo que le importaba.

Era parte de una cadena de rupturas que una generación hacia a nivel mundial. Los gobiernos en Europa, Estados Unidos, América Latina y México eran testigos sorprendidos y reaccionarios frente a una generación que se negaba a que sus derechos fueran pisoteados, a que sus destinos fueran definidos. La juventud clamaba de muchas maneras, en muchos temas y múltiples idiomas una sola cosa:

Libertad.

Libertad para amar, para crear, para decidir, para disfrutar, para desear, para construir, para criticar, para transitar, para disentir, para pensar, para reír, para llorar, para votar, para elegir, para soñar.

Libertad para cambiar el mundo, para cambiar las ‘cosas’, para cambiar su vida.

Pero los que eran dueños de las ‘cosas’, dueños de todo, querían que esas ‘cosas’ se quedaran como estaban. Ellos, los que querían la conservación de todo -conservación quieta, inmóvil- y no avanzar en nada, los que temen al cambio, a la juventud, a lo indecente de la transformación, todos ellos reaccionaron.

La reacción mató a cientos de jóvenes, miles tal vez. Pero no mató al cambió. 1968 marcó el inicio del final de un gobierno, de un régimen, de un tiempo, de una generación.

Eso es lo que los conservadores no comprenden: matar a los progresistas, a los vientos de cambio fundacional, no los detiene, los fortalece. La reacción dilata el cambio pero no lo detiene. Franco no detuvo a la españa libre, Pinochet no impidió las alamedas del hombre libre, Stalin no pudo con el hambre, el PRI no pudo con la democracia.

México es distinto en gran medida por esa juventud que luchó por sus ideas, por más ingenuas o silvestres que fuesen.

Así que aunque no lo recuerdes, en realidad no lo puedes olvidar, porque el 2 de octubre es todos los días: El dos de octubre no se olvida.