Archivos Mensuales: mayo 2007

EL SÍNDROME DEL EMPRESARIO-POLÍTICO. Mal Milenario, Nueva Epidemia

Estándar

El Síndrome del Empresario-Político

 

Primera Parte            Por El Azote los Magueyes

 

Nueva epidemia que amenaza a la ciudadanía. Ya existen casos fatales. ¡Aprenda aquí cómo diagnosticarla, reconocerla y controlarla ¡la cura está aún en etapa de experimentación!

 

Nuestro país está atravesando aún por la llamada crisis del cambio democrático. Y aclaro, uso el término “crisis” en su acepción plural, porque en realidad la percibimos como si se trata de un fenómeno político único, pero en realidad está formada –esta crisis del cambio- por una infinidad de eventos políticos, económicos y sociales, que provienen de crisis locales, poco conocidas, pero que cobran importancia cuando se asocian con otros acontecimientos, poniendo en gran riesgo la seguridad y estabilidad de una región o país. Por lo tanto, la crisis debida al cambio democrático es una gran suma, multiplicación y división de lo que percibimos –y de lo que no percibimos-  en nuestro entorno.

 

¿Y a que viene esta larga pero necesaria introducción? Pues tan solo para situar en el acontecer político algunos hechos y sus “porqués”, indicadores que nos pueden alertar oportunamente sobre el probable contagio EN MATEHUALA de una enfermedad mortal. El SEP (Síndrome de Empresario-Político).

 

Cuando vivía este país bajo los regímenes del PRI-gobierno, una élite política muy particular era la que “mangoneaba” en el poder -y para el poder. Las gentes de procedencia política -y de cuna “política”- eran las que ocupaban todas las posiciones de gran privilegio, claves para el ejercicio del poder y del control político (que entonces significaban casi lo mismo). Los puestos ejecutivos y políticos disponibles en todo el gobierno y dentro de la estructura del partido-gobierno eran “obsequiados” a los políticos según su jerarquía y a sus “asociados” amacollados en el proyecto. Pero casi sin excepciones, quienes recibían oficialmente el espaldarazo político y exhibían la cabeza para bien o para mal, eran los políticos. Sus asociados solo les servían de corte. Entre los más abnegados en esas macollas políticas eran los EMPRESARIOS; claro, no todos, nomás los má$ intere$ados por el bien del país.

 

Los empresarios asociados con políticos formaban una pareja “matrimonial” muy estable: Quizá en sus arrebatos, algunos habrían tenido serias pretensiones para formalizar y legalizar su íntima relación y así darle a sus “hijos”, derechos e izquierdos. En la conformación de toda plataforma política que se preciara, las relaciones político-empresario merecían siempre un capítulo aparte… A veces tan aparte que pocos se enteraban de que existieran…

 

Pero fueron pasando los años, y estas relaciones tan puras y santas (¿?) se fueron envileciendo. La sangría al capital de su empresario cautivo iba en continuo aumento y su recompensa de reembolso, antes satisfactoria y estimulante para seguir el amasiato, ahora resultaba cada vez menor o nula y a veces para colmo, hasta contraria a su interés.

Sin embargo, un grupo selecto de apasionados empresarios siguieron una ruta crítica: Luego de obtener de su pareja “aquellito” y llegar a convertirse en gentes de las más ricas del mundo, se divorciaron enseguida de su respectivo vejestorio político y afrontaron desde entonces –solitos- las adversidades de este mundo cruel. Y mientras la mayoría de “ganones” se dedicaron a disfrutar, fuera de nuestra la vista, su botín; otros, los más codiciosos, reiniciaron su coqueteo con los chicos de nuevos partidos o con los viejos dinosaurios, segregados del partido tricolor, ahora migrantes hacia los partidos que usan diversos tonos de amarillo y rojo nostálgico.

 

El político no enfrentaba los riesgos de una quiebra, ¡el empresario, SÍ! Sintiéndose a salvo de del bien y del mal muchos confiados políticos sentaron sus reales hasta el final del milenio pasado. Y entonces, como lo canta Alberto Cortés, “les ganó la ausencia”…  y sobrevino la crisis de final del milenio y el sistema político entró en quiebra, y se quebró, ¡SE QUEBRÓ!

 

 

 El Síndrome del Empresario-Político

 

Segunda Parte         Por El Azote los Magueyes

 

 

“Con Agua, Terreno y Dinero,

¡Cualquier Güey es Ganadero!

…Pero, ¿Manguero?

¡Ni M…drs!

 

(Lema escrito en un tablón,en el rancho “El Arbolito”

en el Mpo. De Tihuatlán, Ver.)

 

…De pronto, entre ruidos estruendosos, la pesada y atiborrada Carroza de la Revolución, que ya traía un paso lento y errático, se detuvo. Sus pasajeros salieron en estampida. Tan solo unos cuantos se quedaron en la enorme máquina para ver lo que había pasado. Poco o nada pudieron hacer. Quien la manejaba en realidad no sabía más que “volantear”. Los inventores del inmóvil monstruo o bien ya murieron, tienen el mal de Alzhaimer o astutamente ya tenían lista otra nave, cuyo gasto de combustible es menor y además,  ¡G A B A C H A , PUES!… Así podríamos resumir la hecatombe que paralizó al Partido de las mayorías. Para muestras, basta este botón…

 

En un estado costeño de la república mexicana, afamado por ser el bastión del partido tricolor, un pequeño y modesto municipio ganadero ha comenzado a cobrar cada vez mayor auge, sin que ello fuera notado o le importara a los políticos “industriales”: -petroleros-cañeros-azucareros, distraídos en sus luchas intestinas para mantenerse a la cabeza  del control político regional. Allí, una nueva especie política se ha encumbrado, la del Empresario-Político. Llevan ya tres trienios gobernando, bajo la misma bandera política y se pronostica que es muy probable que le ganen “de calle” la cuarta administración municipal a sus oponentes. ¿Qué está pasando? ¿Qué partido está aprovechando el estado moribundo del partido tricolor? ¡He aquí la tragedia!

 

Luego de las crisis políticas y económicas debidas a: devaluaciones, “errores de diciembre”, “El Quinazo”, crisis cañeras, azucareras, ganaderas, mineras y agrícolas de todo género, etc. “llegó la sangre al río”: Los empresarios, LOS GRANDES EMPRESARIOS, esos que antes fueran sus cómplices y ahora resultan tan solo rehenes de los enriquecidos líderes de las agrupaciones sectoriales del partido, empezaron a negarse a seguir apostando, al no lograr ya obtener nuevas prebendas del PRI-gobierno ni para ellos, los empresarios. Y los líderes espurios -¿dónde oí la última palabrita?_ tampoco obtenían nada para sus “borregadas”.

 

Entonces, se dirigió la codiciosa mirada hacia los empresarios y grandes productores estatales y locales. Muchos cayeron en el “mareo” del sueño de poder que les hicieron creer los publirrelacionistas expertos del tricolor. Solo para verse esquilmados e ignorados en las decisiones que se siguieron abrogando los “políticos” del Comité Central Estatal, dominado aún por caciques, por los mismos caciques o los herederos más “macizos” de esta calaña. Sobrevino el rompimiento con las Fuerza$ Viva$ Locale$ y el Partido quedó desacreditado, en bancarrota y herido de muerte.

 

Y sucedió lo imposible: los propios empresarios locales y gente adinerada la quisieron “hacer gacha” y “convencieron” a las cúpulas de los partidos locales de que “les abrieran cancha”. Y accedieron gustosos. El moribundo PRI cedió los trastos incondicionalmente. Todos dieron acceso a gente con nula preparación en resolver problemas políticos y en administración municipal.. Llegó entonces el momento de los partidos de oposición. Y en el municipio al que nos referimos, un PRD casi sin membresía, lleva 9 años detentando la presidencia municipal. En municipios vecinos ha ganado el PAN y Convergencia. Pero el PRI: sin presión arterial y en terapia intensiva.

 

  CONTINUA EL ARTÍCULO, ABAJO.

 

El Síndrome del Empresario-Político

 

Tercera Parte

 

Apreciable lector: coincide la publicación de la 3ª parte del artículo, con  un acontecimiento: la liberación después de una prolongada detención (más de 1000 días) de Carlos Ahumada, el empresario que se atrevió a publicar en videos un caso de extorsión a empresarios. No fue un asunto que involucrara al PRI (bueno, hasta el momento) sinó al PRD, pero el hecho de que El Peje señalara que esa denuncia gráfica era un producto de Salinas de Gortari, le podrá dar a usted una idea de “como masca la iguana: ¡igualito que los Pejelagartos!”

 

Hasta aquí hemos platicado del cómo fue quedándose a la deriva la política – municipal, regional y estatal-  el partido de los colores nacionales. Con un caso típico expusimos como fue que el partido de las mayorías se quedó sin apoyo económico, luego sin crédito, sin credibilidad y… sin gente, pues en cuanto no pudo “cumplirle” el político a los grandes empresarios tran$anacionales (“y mexican changarreros  asociated”), éstos se divorciaron de aquellos y se derrumbó el poder y hegemonía políticos del PRI. Pero…

¿Qué tiene que ver todo esto con Matehuala y su panorama político? Pues tan solo les digo que a pesar de que se trate de una región y otro clima, la semejanza de métodos y procedimientos priístas, son los únicos que conocen y han practicado -a nivel nacional- por siempre. Matehuala tiene en estos últimos 55 años -40 revolucionarios-: una sola especie de políticos y tres géneros de empresarios-políticos, a saber:

 

  • ·                         Los políticos-netos. Poco podemos hablar de su aportación a la sociedad matehualense. Simplemente, bajo su mandato vivieron y se sirvieron del poder y dejaron transcurrir el tiempo, para dejarle al siguiente, como diría Don Concho, “…algo con que hacer la siguiente campaña”. Lo mejor que hicieron para la posteridad; fue permitirle a sus promotores y parientes hacer la inversión de su vida: la compra privilegiada (en pocos centavos) de terrenos, para su Republicana, Dichosa y Futura venta en pesos… en cientos de devaluados pesos.

 

  • ·                         Los empresarios añejos, a los que debemos el estatus tan modesto de nuestra ciudad. Limitaron el desarrollo de Matehuala, hasta el punto de hacerla parecer como un viejo pueblo “del oeste”, para que ningún auge comercial de los emprendedores locales o regionales les perjudicase en sus propias ganancias.

 

  • ·                         Los empresarios improvisados como políticos, a cuyas administraciones debemos el estancamiento de la economía y falta de confort de Matehuala, permitiendo su crecimiento sin ton ni son, sin prever su desarrollo sustentable. Como ejemplo aludiríamos a quienes, no tan solo se hicieron de la vista gorda ante la instalación de las raquíticas redes de drenaje y agua potable, sinó además ante la desordenada construcción de colonias auspiciadas por los políticos-netos arriba citados, sin los servicios urbanos necesarios y suficientes.

 

  • ·                         Los empresarios-políticos. No todos son malos, pero en este género están desde los nefastos hasta los que tienen rasgos de nobleza y dedicación a su terruño. Muchos de ellos en algún tiempo amafiados – por nece$idad- con los políticos, los llamados “dinosaurios” o con su prole o parentela adjunta (como el Carlos Ahumada, ayer liberado). Los empresarios-políticos son gente mejor preparada, con una visión más amplia de la economía y de las opciones de prosperidad para la ciudad.

 

·                         El error que comenten muchos: creer que la Administración Pública Municipal se maneja igual que un negocio. Entre los nefastos, están aquellos que ahora están ya viven en otra ciudad, estado o país disfrutando o utilizando la riqueza que extrajeron de aquí para apostar por el futuro de otra tierra. Pero también los ha habido bien intencionados y sus resultados son notables: han logrado incrementar el nivel y fortaleza económica del municipio.

 

Veo con agrado y esperanza, que Matehuala que cada vez hay gente joven más joven dirigiendo los rumbos de mi ciudad.

Los nuevos empresarios matehualenses son gentes que se han quedado aquí, a rifársela “de a de veras” para traer riqueza a esta pujante ciudad. Los matehualenses no deberíamos permitir que gente improvisada y sin visión de largo plazo asuma el poder público y anule sus planes y propósitos.

 

F I N

Este artículo fue publicado originalmente en el periódico “EL IMPARCIAL DE MATEHUALA”, Defensor de la Comunidad.

 

Anuncios

EL LEGENDARIO MERCADO ARISTA, ¡AMENAZADO DE MUERTE!

Estándar

A la espera por una muerte anunciada

(Primera Parte)                     Por El Azote de los Magueyes

  Un órgano vital de Matehuala se encuentra ya tocado de muerte. Se trata de su tradicional Mercado Mariano Arista. Este organismo comercial y social ha pasado en tan solo el lapso de una generación, de ser un importante organismo público municipal a una modesta sociedad privada en condominio.

  Los hechos muestran claramente que ni los locatarios originales ni los actuales han sabido asimilar el cambio de estatus de ese organismo, ni han sabido interpretar la evolución y la rápida transformación que experimenta la sociedad matehualense, su cultura, perfil y nuevos gustos …y necesidades. El colmo: ni siquiera los mismos propietarios de locales en el mercado se han modernizado en sus modos y formas de defenderse y atacarse, logrando solo ahuyentar a la clientela, pues siguen las mismas tácticas ancestrales de actuar en pandilla o a traición, en grupo, echándose sus clásicas “habladas” y “mentaderas”; en persona, chismorreando, corriendo rumores y asestando puñaladas traperas, esto es, a traición. Se la pasan culpándose unos a los otros por “las malas ventas”, por los “trabajos de magia roja o negra” que se dedican entre colegas y metiéndole zancadillas a quien se encuentre por desdicha a cargo de la administración del mercado.

  Tan enfrascadas están en sus malas obras las dos pandillas en que está “partida” la actual membresía de locatarios, que no se han percatado de la trampa maléfica que se está cerniendo sigilosamente sobre todos ellos.

  Los hechos que han sucedido en los últimos años, nos dan indicios de que existe un tercer grupo interesado, no precisamente de locatarios del mercado, aunque si con afines dentro de la organización, observando y manipulando desde el anonimato a ciertos personajes temidos y corruptos enquistados entre la membresía, “comisionados” por esa oculta camarilla para fomentar antagonismos, crisis y conflictos.

  Sus metas destructivas son obvias:

 

  •          Desunir y desalentar a los locatarios.
  •          Hacerles la vida imposible a los locatarios altruistas y emprendedores.
  •          Impedir un honrado, oportuno y pleno rendimiento de cuentas.
  •          Desgastar económicamente y desacreditar a su propia Administración en el Mercado Arista.
  •          Y la peor de las campañas: fomentar la no participación de los locatarios en los gastos  de mantenimiento del inmueble y sus servicios básicos.

  En la siguiente entrega, detallaremos los resultados y alcances que llevan hoy logrados   contra el Mercado Arista los títeres de la camarilla mafiosa que hemos aquí mencionado y nuestras previsiones para el futuro de este añejo centro comercial, nuestro entrañable Mercado, quien ya está requiriendo y reclamando de sus locatarios, cuidados intensivos.

 

Este artículo apareció publicado en el Periódico "EL IMPARCIAL DE MATEHUALA", Defensor de la Comunidad.

También lo puede ver completo en la siguiente dirección:

http://matehualaimparcialmente.spaces.live.com/