Archivos Mensuales: abril 2007

EL OSO, LA MONA Y EL CERDO

Estándar

El oso, la mona y el cerdo

 

Fábula

 

Un oso con que la vida

ganaba un piamontés,

la no muy bien aprendida

danza ensayaba en dos pies.

 

Queriendo hacer de persona

dijo a una mona: «¿Qué tal?»

Era perita la mona

y respondióle: «Muy mal»

.

«Yo creo, replicó el oso,

que me haces poco favor,

¡pues qué!, ¿mi aire no es garboso?,

¿no hago el paso con primor?»

 

Estaba el cerdo presente,

y dijo: «¡Bravo, bien va!,

bailarín más excelente

ni se ha visto, ni verá».

 

Echó el oso al oír esto

sus cuentas allá entre sí,

y con ademán modesto

hubo de exclamar así:

 

«Cuando me desaprobaba

la mona, llegué a dudar:

Mas ya que el cerdo me alaba,

muy mal debo de bailar».

 

Guarde para su regalo

esta sentencia un autor:

Si el sabio no aprueba, ¡malo!,

si el necio aplaude, ¡peor!

 

                                           IRIARTE.

EL MANZANO de José Rosas

Estándar

El manzano

 

Un manzano cargado de manzanas,

Exclamaba contento cierto día:

“Venid a ver qué bellas, qué lozanas,

No hay manzanas mejores, a fe mía.”

Pero en tanto que alegre así decía

Su placido embeleso

Vino a turbarle la fortuna impía,

Porque rotas las ramas con el peso

Cayeron en el fondo de una noria,

Y adiós manzanas y ventura y gloria.

Así la dicha y el placer perecen,

¡Ay! Os lo digo con dolor profundo;

Así se desvanecen

Las más brillantes glorias de este mundo.

 

José Rosas, México.

En Paz, Poesía con la que Coco Ruiz Meza, se despidió de su madre muerta.

Estándar

EN PAZ

 

Muy cerca de mi ocaso,

Yo te bendigo, vida,

Porque nunca me diste esperanza fallida,

Ni trabajos injustos, ni pena inmerecida.

 

Porque veo al final de mi rudo camino

Que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

Que si extraje la miel o la hiel de las cosas,

Fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas;

Cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

 

…. Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno;

¿más tú no me dijiste que Mayo fuese eterno!

 

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;

Más no me prometiste tú sólo noches buenas,

Y en cambio tuve algunas santamente serenas…

 

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.

 

¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

 

                      Amado Nervo

 

PARANOIA

Estándar

Las voces

 

http://spaces.msn.com/million-miles/

Tenía 10 años cuando comencé a escuchar voces en mi cabeza (y aún hasta horita que tengo 19 las sigo escuchando.)

 

Me he preguntado miles de veces, el por que las escucho, pero; no encuentro exactamente una respuesta correcta.

 

– ¡Oh, me estoy equivocando! No debo preguntarme esto yo misma. Debo preguntarle a las voces.

 

Las voces dentro de mi cabeza, hablaban con rapidez, pero al ver mi expresión desconcertada, callaron; para despues decírmelo suavecito a mi oído:

 

-Recuerda el camino del que hemos hablado antes de que tu hubieras escogido esta vida- dijeron las voces.

 

-¿Qué? ¡Esto es una broma, es un sueño, no entiendo nada! ¡Me estoy volviendo loca! -grite con desesperación.

 

pero las voces solo me contestaron: ¡Silencio!

 

(continuará)