Archivos Mensuales: agosto 2006

Dedicado al Caudillo del Sureste: Andres Manuel Lopez Obrador

Estándar

 

Cita

Dedicado al Caudillo del Sureste: Andres Manuel Lopez Obrador

Dedicada, RESPETUOSAMENTE, para el Sr. ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

 

EL PAJARO Y LA RAMA.

Cuéntase de un pájaro que vivía posado en la rama de un árbol a la que recientemente se había mudado. Antes, había vivido refugiado dentro del hueco de un poste, al pie de unos árboles, del que pendía un letrero clavado que indicaba:

VIVERO DE ÁRBOLES DE MANGO.

La astuta ave, durante toda la primavera, se sirvió desde su llegada a su nueva casa de la belleza de las flores, tanto en el propio árbol como en la huerta, y lo mismo con sus aromas: con ellos adornó y condimentó sus lances amorosos, propios de su privilegiada edad. Pero ahora, a medio verano, perdido el interés, la novedad…se declaraba hastiado del magnífico aposento. Pensó entonces:

-Ya no me gusta este sitio pues ha cambiado tanto su forma y presentación. Cuando llegué era una rama enhiesta, firme y con muchísimas flores …¡Y todas mías! Ahora este triste palo ( ¡¿?! )  ¡Todo pando, sucio y sin flores! Y además, dijo mirando hacia la copa de los árboles …¡Hasta debo admitir a nuevos inquilinos! ¡Fúchila!

…Y sin decir agua va, empezó a picotear la rama desde su base, derruyendo la unión vital entre el brazo de donde pendía ese apéndice y el gran árbol. Y mascullaba:

-¡Me largaré de este infecto lugar! ¡Ah, pero no sin antes dejar inhabitable esta pocilga! ¡…’ Faltaba más! ¡Ninguno de esos pajarracos rojizos lo ocupará! ¡Ni nadie!

– Además, cavilaba, le voy a hacer un favor al árbol, al manglar y a hasta a Dios si retiro esta chueca rama del panorama. ¡Está tan pelona y fea! ¡Vieja, apestosa, sin hojas ni nada!

-Luego, volaré hasta otro árbol, me buscaré un bonito hueco, otra florida rama …¡Aún soy joven y guapo! ¡De seguro me buscarán, allá hasta donde vaya, mis chicas y admiradores!

-Lo más importante para mí -clamaba la vanidosa ave- es que quiero hacer la obra más valiosa que jamás pájaro alguno haya cumplido.

Hacer algo PARA EL BIEN DE TODOS: de mi gente, de mis hermanos pájaros …¡Ah! …pero para mí: ¡NADA! ¡Yo no quiero ni necesito nada!

…Pero, para sus adentros, se decía: -¡Quiero hacer lo más grandioso para este mundo, para que todos vivan mejor y no me anden dando espectáculo por donde ando. Entonces en lugar de envidiarme me lo agradecerán y me convertirán en su rey, seré quien tenga el poder dentro de todo este plantío…Y es que la verdad, pues no tienen más de donde escoger los tarugos de mis amigos, colegas y vecinos.

¡Se creen mi verborrea de que son mis iguales! ¡Ya quisieran! esos rojo-desteñidos pájaros; que dizque carpinteros, que dizque rojos …¡PARA ROJOS SOLO EL QUE YO LUZCO!

Cegada por su vanagloria, y sin decir ni ver más, el ave egoísta se pone a picotear la rama, hasta trozarla.

Nunca el testarudo se puso a considerar:

1.- Que estaba cortando la rama ¡PERO LA MISMA RAMA EN LA QUE ESTABA PARADO!

2.- Que el palo estaba pandeado no por otra cosa sino por el peso de los racimos de mango que sostenía. Por esto ya no tenía flores.

Cuando la rama azotara contra el piso, la semilla que la fruta-manjar contenía, quedaría expuesta a las hormigas y gusanos. Ya no sería el origen de nuevas plantas, de nuevos árboles de mango y la población de estos árboles disminuiría en el vivero.

3.- Que el altanero pajarraco en realidad lucía una mezcla de colores rojo-diversos, que iban desde el rojo firme hasta el naranja fuerte y de éste hasta el amarillo. No era pues, su color el de los rojos carpinteros, porque, para empezar:

… él no era uno de ellos…

…pero se le había olvidado, quizá…

…o se lo creía aún.

¡Increíble, pero al parecer no recordaba aquellas tonalidades verde amarillas que antes presumió ni aquél tono blanco inexplicable que ahora solo le brotaba por la cresta!

¿Sería posible que no recordara que el rojo intenso solo lo tenía cercano a los ojos, la cresta y el pico?

¿Cómo es que no pudiera reconocer que los nuevos tonos amarillo-anaranjados los había adquirido como “regalo” de su última travesura? …¿De aquél baño de pintura que recibió cuando tumbó la repisa de el huerto vecino?

4.- Por esto y tantas otras cosas, nunca voló ni podría volar como los pájaro-carpinteros…Pues solo sabía hacerlo como

 

el loro verde que era…

 

El final es para “Ripley”:

Cayó pues, la rama picoteada, con su palo bien roído, con su verde fruta aplastada…y enredado entre el amasijo, un repintado bicho alado. Nunca se percató el muy pillo, que después del repisazo no había tenido necesidad de ir a ningún lado, que por causa de aquel baño recibido de pintura naranja y amarilla…

 

Ya jamás iba a poder… VOLAR.

 

 

MORALEJAS: 

-No manches, desprecies ni elimines la rama en la que te encuentras. Pudiera ser aquella que a ti te sustenta.

 

-Hay que leer la etiqueta del tinte que ahora quieres usar. Pudiera ser que te indique que ya puesto, no te permitirá volar.

 

-Los loros “hablan”, pero no por su cultura, sinó por una mera y vulgar imitación de ruidos.

 

 

-Los pájaros carpinteros limpian a los árboles de alimañas; … pero los loros, tan solo los utilizan y maltratan, para al fin dejarlos desgajados y cubiertos de mierda.

Autor de esta versión:

Eduardo M. De La Cruz M.

Anuncios