Bueno… No Se Porqué Te Estoy Contando Ésto…

Estándar

 

 INTRODUCCION

… A la hermosa dama

que borda al viento

acaricia mi corazón

y a mi pensamiento…

 

 

He tenido la dicha y el honor de establecer contacto con una persona muy valiosa, a quien admiro y respeto por su gran sensibilidad, que trasciende a voluntad tiempo y circunstancias. Para mi es un portento. En unos versos se refiere así de uno de sus nietos:

 

 

 

Sonrisa inocente,
sincera, espontánea,
que a todas las penas
las deja calladas.

 

 

Entonces advertí lo siguiente:

 

 

Inocente intención se vé,

y esto no es un sofisma

la musa habló de un bebé

pero se dibujo a sí misma…

 

 

…Luego, al poco tiempo, su nieto es otra vez el destinatario de sus pensamientos:

 

 

"Mi bello inventor"

  A mi nieto ahora le ha dado

por ser Ciro Peraloca,

y sus hermosos inventos,

los vemos, hasta en la sopa.

 

A los platos desechables

él convierte en submarinos,

otros más, en lindos barcos

que hasta tienen remolinos.

 

La mentada "masking tape"

unida a ingenio e intentos,

es ya su mejor aliada

para lograr sus inventos.

 

Ningún objeto se salva

de ser su materia prima,

a todo le encuentra forma

y convierte en cosas lindas.

 

Por eso, le estoy guardando

cuanto tiliche me encuentro,

para que siga creando

y enriquezca su intelecto.

 

                                                         Cara.

 

¡Y eso fue suficiente! Me remontó a mi infancia..

…A mi regreso, le tuve que pedir de favor:

 

  

…sé tú el medio para transmitir un saludo a mi tocayo, que es lo que ahora viene resultando ser tu nieto para mí. Cuando estaba por terminar mi infancia y faltaba muy poco para el arranque de mi adolescencia, mi primo Javier me bautizó con el apodo de Ciro Peraloca.

Esas demostraciones de inventiva de tu ilustre descendiente(*), que quizá no pase de los cinco años, son equivalentes, sinó las mismas que las que tú y yo realizábamos a los cinco o hasta diez años de edad, quizá. Tal es el reto para las abuelas y madres y padres. Por eso más nos vale entrarle al Internet. De no ser por esta grandiosa herramienta, solo Dios sabe que tuviera que haber pasado para encontrarme con mi musa CARA…a cara (…Bueno, casi).

(*)…¡Ah, sí! ¡Toda persona que lleve ese apelativo y lo cultive debe ser o será ilustre, tarde o temprano!…Bueno, si no lo digo yo por ambos ¿quién entonces?

 

 

 

Pues bien, les presento a esta estrella de Jalisco: ¡Acábatelos amiga!

 

 

Una pequeña costurera.

 

         Cuando mi papá se retiró de su trabajo, puso una pequeña  fábrica de ropa… estaba en el interior de la casa. Se llamaba:

 

                                     Regalos para niños”.

 

         Yo tenía cinco años cuando empecé a ver a las costureras trabajar en las máquinas, cosiendo y bordando innumerables prendas para los bautizos y confirmaciones.

         Como lo único que se necesita para aprender, es observar, pronto me enseñé a manejar la tijera y la máquina.

Como no tenía materia prima, se me ocurrió buscar en el almacén, en donde me encontré unas carpetas con unas muñequitas recortadas en sus pastas… al abrirlas descubrí que eran unas muestras ya caducadas, del antiguo trabajo de mi papá.

         Con mucho cuidado, despegué cada pedacito, y lo fui uniendo a los otros, hasta que logré tener una tira ancha y larga, con la que me confeccioné una faldita, no sin antes hacerle un dobladillo y una jareta, en la que introduje un elástico,  para la cintura.

         Al día siguiente era domingo y mis papás tenían planeado un paseo al campo, por lo que me atreví  a ponerme mi nueva  “obra de arte”.

         La falda de parches de diferentes telas, texturas y colores, era para mí, un triunfo, una ilusión hecha realidad y el resultado de horas de trabajo. Sin embargo, cuando una hermana (mucho mayor que yo) me vio, le dijo a mi mamá que me dijera que me la quitara pues estaba muy “ranchera”.

         Yo no entendí el comentario pues, para mí, lo “ranchero es lo mejor, pues mi abuelito tenía un rancho, y yo sabía que,  los ranchos albergan animales, y en ellos se cosecha toda clase de verduras y frutas para nuestro consumo, por lo tanto  son muy importantes, pero, al ver la cara de mi mamá reprobando la actitud de mi hermana, y diciéndole: “Lo que importa es que ella la hizo”… comprendí que su comentario había sido malo.

 

 

         Bueno… no se porqué te estoy contando esto… tal vez por el comentario de “Ciro Pera-loca”.

Espero no haberte aburrido con mi relato… ¡Ah! se me olvidaba… ya le di tu recado a mi Cirito Pera-Loca… y le causó mucha gracia.

 

Cara.

 

 

 

Yo te respondo  presto, Cara:

¿Aburrido? ¡Para nada!

Mas bien, estoy conmovido.

O ¿Qué serán estas gotas

Por las que  a secar obligado

Me he visto, presuroso, mi teclado?

 

Lo que tu evocas, mujercita,

Me trae recuerdos muy hondos,

…de una relación gloriosa

La de mi paterno abuelo,

¡Mi eterno cómplice…!

De quien aún creo

Que dirige mi mano cuando escribo

Y mis ojos… cuando leo.

 

Gracias, Cara.

 

Tuyo, afectísimo

Eduardo

 

 

 

Anuncios

Un comentario »

  1. Eduardo:Me haz hecho sonrrojar… no merezco tanto elogio…creo… más bien, que tu alma, demasiado sensible, traspasa las letras y las palabras, descubriendo mis sentiminentos… mis escritos no han sido hechos en vano.Gracias por eso y…¡Cuídate!Cara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s