¡COMO MADERA DE PALOFIERRO! MÚSICO Y CARPINTERO I. Un Músico Muy Pesado

Estándar
Don José García

Músico de vocación, cantante (tenor) excelente, hábil carpintero, maestro de solfeo y de música (Interpretación instrumental musical). El profe Pepe, comenzó a dar clases de música en la Escuela Secundaria Federal por Cooperación No. 1 (llamada desde 1961 "María L. Castillo") que entonces estaba ubicada por la calle de Escobedo. De pilón era el organista oficial de la Parroquia de la Inmaculada Concepción (convertida ahora en Catedral) y su hasta de Director Musical cuando conformaba el quinteto de cuerdas  con algunos de sus hijos y con invitados de lujo como el Maestro Héctor Adelaido Torres, violinista.
 
El maestro José tocaba y enseñaba a tocar en su casa y taller, ubicados primero por la Calle de La Constitución (acera norte, al lado de la Paletería "La Higiénica", frente a donde nace la Calle de Mariano Escobedo) y luego por la Callede Benito Juárez Nte. (entre la Calle de Mariano Matamoros y Filomeno Mata).
 
Conocía o practicaba el modo de interpretar música con su propia voz o dirigiendo a otro u otros en coro u orfeón y al menos con estos instrumentos:
 
De viento: acordeón, órgano de pedales (como el que había en el Templo de San Salvador),corneta, trompeta, saxofón, trombón, clarinete y tuba;
 
Madera y cuerdas: guitarra, violín, viola, violoncello, contrabajo, mandolina, tresillo, bandolón y bajosexto;
 
Percusión: piano, pianola, tambor, tarola, tambora, platillos;
 
Madera y viento: flautín, flauta;
 
No conozco otro personaje de Matehuala tan dedicado a la música y polifacético como Don José García.
 
Una característica de genios como él es que no buscan o persiguen la fama, sinó más bien la perfección en las artes que practican. Esí fue siempre nuestro ilustre maestro.
 
Don José García, procreo una numerosa familia, músicos la mayoría, que mantienen la tradición de su familia: seguir una vida religiosa, enseñando música y ser los músicos oficiales de nuestra ahora Catedral de San Francisco.

 

En mi caso particular, nunca se me dió el leer símbolos musicales, pero si recuerdo aquel cuaderno de pasta amarilla, El Solfeo de los Solfeos y el famoso ejercicio:

MI – SOL – SI – RE – FA , las líneas
FA – LA – DO – MI , los espacios.

 

De allí no pasé. Pero si aprendí a hacer muebles sin emplear un solo clavo con las juntas especiales, como la "cola de milano" y te he de decir, querido cibernauta, que todavía hace poco me hice un librero con esa hechura, así que supongo que poseo aún entre mis tesoros las enseñanzas del maestro Pepe. Puedo presumir que siempre conté con la amistad de mi maestro Pepe y la mantengo hasta la fecha con sus hijos.

 

Nota: Este comentario, como muchos otros que aparecerán aquí con esta nota al pie, son actualizaciones de los creados y publicados por su servidor, bajo el pseudónimo de El Ausente, en una página llamada matehuala.com, en la cual su autor dejó de participar, para no respaldar la sospechosa tendencia de sus administradores a denostar a autoridades e instituciones, sin un objetivo definido, en diversas notas pretendidamente periodísticas que aparecían entonces (y acaso ahora todavía) en su portada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s